La agricultura ecológica es una forma de cultivar la tierra basada en el aprovechamiento de los ciclos biologicos para obtener alimentos con todas sus propiedades naturales.

Con estas técnicas, por una parte se evita el uso de productos químicos de síntesis (fertilizantes, plaguicidas, antibioticos, etc)  y de técnicas mecánicas abusivas para el suelo; por otra parte se promueve la diversidad biológica y la rotación de cultivos que mantienen la fertilidad de la tierra. El resultado son alimentos sin aditivos que conservan todo su sabor natural.

Cerezo en flor

Cerezo en flor por keyeral.

La agricultura ecólogica tiene como principio el aprovechamiento del conocimiento de las técnicas utilizadas en la agricultura tradicional que minimizan el impacto del ser humano en el medio ambiente a la vez que permite obtener alimenos sanos y naturales. Entre las técnicas más utilizadas en agricultura ecológica destacan:

  • La rotación de cultivos, esto es evitar cultivar lo mismo en el mismo sitio para no desequilibrar los nutrientes presentes en el suelo.
  • Evitar productos químicos de síntesis (fertilizantes, plaguicidas, antibioticos, etc), ya que suelen muy agresivos con los ecosistemas. Se busca que las plantas crezcan sanas por la riqueza natural del suelo, con lo que se consigue una mayor resistencia a las plagas.
  • Mantener la pluralidad biologica del ecosistema en el que se realiza el cultivo. La biodiversidad implica la presencia de: microorganismos e invertebrados (lombrices) en el suelo que mejoran sustancial su fertilidad natural; insectos beneficiosos (abejas, mariquitillas, arañas,…) que permiten la formación del fruto y el control de plagas por los depredadores naturales; plantas que mejoran los aportes de minerales al suelo (ortigas, leguminosas,…) y repelen plagas (aromáticas, medicinales,…).
  • No usar transgénicos.
  • Aprovechar el entorno para obtener los fertilizantes, ya sea por abonos, por compostaje, lombricultura, etc.
  • Selección de especies atendiendo a sus características naturales
  • Combinar agricultura con la cria de ganado y aves al aire libre.

 

La agricultura ecológica está regulada en España desde 1989, fecha en la que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica “Agricultura Ecológica” cuya aplicación se mantuvo hasta la entrada en vigor del Reglamento 2092/91 sobre la producción agricola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

Actualmente la agricultura ecológica es una actividad sujeta a control de cumplimiento con una regulación muy estricta que nace en la Unión Europea.

En España este control se transfiere a las Comunidades Autonomas, que mantiene un Organo regulador y supervisor respecto a la adaptación de las empresas de este sector al cumplimiento con la norma. Cuando una empresa cumple con los requisitos los alimentos que producen se presentan en el mercado con un sello muy característico que los identifica como producto ecológico.

En Galicia este control es llevado a cabo por el Consejo Regulador de Agricultura Ecológica de Galicia (CRAEGA).

El CRAEGA se encarga de someter a controles e inspecciones las fincas e instalaciones de empresas gallegas en las que se producen los alimentos ecológicos.

El etiquetado ecológico es la garantia de que los productos que llevamos a nuestros hogares  con seguridad tienen todas sus propiedades naturales intactas.

Además de los organismos oficiales, en España tenemos la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), asociación sin ánimo de lucro de ámbito nacional que lleva a cabo acciones que fortalecen la ampliación de conocimientos, investigación, formación y asesoramiento en apoyo al desarrollo del sector.