¡Pues ya estamos en la campaña de pesca de la lamprea!

Bocado exquisito para unos, detestable para otros, la verdad es que la lamprea es un pescado de aspecto peculiar, extraño y posiblemente poco atractivo pero debemos tener en cuenta que estamos ante una especie primitiva que apareció en la Tierra hace más de 400 millones de años.

Para los que no la conozcan es un pez sin mandíbulas de cuerpo cilíndrico, gelatinoso y muy resbaladizo. Su boca es circular y los dientes se disponen en varios anillos concentricos para agarrarse fuertemente a las presas de las que se alimentan chupándoles la sangre.

La lamprea nace en los ríos, vive en el mar y vuelve al río para desovar y morir. Es en este retorno a los rios cuando se la pesca.

Si algo hay en Galicia son ríos y a ellos vienen las lampreas entre otras cosas para convertirse en plato de nuestra cocina tradicional y motivo de exaltación en fiestas populares como las de Arbo y Pontecesures.

Para capturarla se suelen utilizar

  • Las PESQUEIRAS, arte tradicional heredado de los romanos (del s. V a. C. hasta el s. II d. C.), son construcciones dentro del río, elaboradas con grandes sillares de piedra, perpendiculares u oblicuas a la corriente de agua lo que permite la captura de los peces en el  remonte el río.
  • Las REDES DE VOLANTA, dispuestas perpendiculamente al rio.
  • Los BUTRONES, que viene a ser una nasa de malla con forma cónica o cilindrica que se fondean en el lecho del río, lo que la convierte en un arte más respetuoso que las redes
  • La FISGA, que viene a ser un palo largo al que se le coloca una horquilla de entre 10 y 30 puntas, dependiendo de la zona de pesca en la que se vayan a utilizar  (las más grandes se usan donde hay mucha arena). En este caso el pescador permanece atento a las aguas del río a la espera del remonte de la lamprea de manera que cuando la localiza intenta capturarla arponeándola con la Fisga.

Febrero y marzo son los meses en los que degustar la mejor lamprea ya que a partir de abril el producto desmerece (en marzo para el amo, en abril para el criado).

La preparación culinaria de la lamprea admite multiples variantes, si bien nos atrevemos a decir que lo más apreciado en Galicia es a la burdalesa, esto es guisada en cazuela de barro con su propia sangre, y servirla acompañada de picatostes, arroz blanco y un buen vino gallego.

lamprea del río tea